Pícalo

El joven empresario puertorriqueño Emilio Meléndez abrirá el próximo 29 de abril su tienda, “El Nido, moda, arte y barra”, donde, además de vender indumentaria de varias marcas locales e independientes, incluyendo la suya establecida en el mercado hace diez años, “Pícalo”, tendrá una cafetería.

Ubicado en la Calle Barbosa, número 37, a pasos de la última estación del Tren Urbano en Bayamón, el establecimiento se dividirá en dos, “El Nido”, que venderá camisetas, gorras, joyería, carteras y gafas de al menos doce marcas locales, y la cafetería “El Aljibe”, que cocinará diversos platos con ingredientes producidos en la Isla.

Bajo “Pícalo”, Meléndez venderá sus tradicionales t-shirts y gorras, aunque éste tiene la intención de ampliar sus productos a camisetas con botones, pantalones y trajes de baño o bañadores.

Las demás marcas de camisetas que se venderán en “El Nido” son “Dadaism Crew”, “Original Puertorro”, “Afrolunática”, “Dos Pinceles”, “Morisoñando”, “G3Arts” y “Marxiano”, mientras que las gorras son de “Suxess”, las joyerías por parte de “Cuento largo corto” y las gafas de “Resight”.

“Esto es una sensación bien nítida, pero a la vez tenemos miedo, porque no es algo que está seguro. Aquí no hay nada seguro, pero es lo que queremos. Es una prueba de nosotros mismos, de diez años de ‘Pícalo’, pudimos abrir la tienda”, resaltó Meléndez.

“Pícalo” cuenta con el logotipo de un pitirre, un pequeño y osado pájaro común local que persigue aves mucho más grandes que él, con una estrella en el pecho y la consigna “picando conciencia”.

Meléndez incluyó al pequeño pájaro como logotipo de la marca en referencia al dicho popular “a cada guaraguao le llega su pitirre”.

Durante su primera década como empresario, Meléndez ha lanzado varias colecciones de camisetas y gorras, como “Barrios”, “Recuerdos” e “Identidad” que se venden a través de la Internet, festivales y mediante 20 representantes de ventas en Puerto Rico.

Fuente: ÍNDICE / 29 de marzo de 2017

Jeyvier Cintrón

El dos veces olímpico ya tiene cita para comenzar su carrera profesional

El boxeador bayamonés Jeyvier Cintrón ya cuenta con fecha de debut profesional. El próximo 21 de abril, el púgil de 21 años tendrá su primera acción en un cuadrilátero profesional en el Osceola Heritage Park de Kissimmee, Florida. Cintrón peleará en las 118 libras.

“Me siento bien emocionado con esta nueva etapa en mi carrera. Estoy bien motivado y me he preparado para este momento. Pueden esperar un gran espectáculo de mi parte. Estoy entrenando fuerte para eso y quiero que la fanaticada se lleve una buena impresión”, indicó Cintrón en declaraciones escritas.

Cintrón debutará bajo la tutela del excampeón puertorriqueño Iván Calderón. Todavía se desconoce el oponente que el púgil enfrentará en su debut profesional.

“Definitivamente tener a Iván Calderón en mi esquina es una gran oportunidad de aprendizaje. Estoy seguro que su experiencia y conocimiento me ayudarán mucho dentro y fuera del ring”, expresó Cintrón

El joven se convirtió en el primer boxeador puertorriqueño en participar en dos Juegos Olímpicos, cuando subió al cuadrilátero en Londres 2012 y Río 2016.

La pelea de Cintrón será parte de la cartelera que será encabezada por Christopher “Pitufo” Díaz. El invicto, de récord de 20-0 con 12 nocauts enfrentará al mexicano Sergio López (20-13-1, 13 nocauts) en un combate de peso pluma.

“Estoy listo para regresar a Kissimmee y darle mucho cariño a esos fanáticos míos que siempre me han apoyado. Voy a llevarle una pelea movida y de mucha acción,” dijo  Díaz. “Me siento como en casa cuando peleo en Kissimmee. Agradezco mucho ese respaldo y espero regalarles otra victoria que me acerque más a mi sueño de ayudar a mi familia y darle a mi hija todo lo que necesite,” añadió.

Fuente: Metro / 29 de marzo de 2017

Editado

Equipo Vaqueros en partido amistoso con confinados

“La recreación rehabilita”. Es el mensaje que sobresale en una de las paredes de la cancha ubicada en el corazón del Complejo Correccional de Bayamón 501. La frase, en cierta medida, se ha convertido en una inspiración para los confinados dentro de las paredes de este complejo.

Es un lugar que les sirve para distraerse mientras cumplen sus respectivas sentencias detrás de las rejas.

Y ayer fue un día diferente en el lugar. La rutina cambió.

Los confinados contaron con una especial visita. Ellos tuvieron la oportunidad de enfrentarse a los integrantes de los Vaqueros de Bayamón del Baloncesto Superior Nacional (BSN) en un partido amistoso.

“Tener la oportunidad de jugar contra ellos es el fruto de nuestro crecimiento como personas”, compartió Anthony Hernández Rosa, quien estuvo en cuadro regular del equipo Bayamón 501.

“Es una etapa nueva para nosotros ya que el deporte nos ayuda mucho en el proceso de rehabilitación”, sostuvo Hernández Rosa.

Los jugadores de los Vaqueros llegaron al centro correccional a las 9:45 a.m. Después de que cada uno completó el requerido proceso de seguridad, fueron escoltados hasta la cancha donde los integrantes del quinteto compuesto por confinados calentaban.

De inmediato, los baloncelistas profesionales saludaron efusivamente a sus ‘contrarios’. Hernández Rosa aclaró que no fueron intimidados por la presencia de jugadores de primer orden como Christian Dalmau y Jesse Pellot, entre otros.

“Hay que aprovechar la oportunidad. Les vamos a dar palos”, dijo entre risas.

La franquicia vaquera no lo pensó dos veces para aceptar el ofrecimiento de ir al complejo y efectuar un partido amistoso, dijo su gerente general, Franklyn Western.

“Es importante para nuestra franquicia participar de estas iniciativas. Muchos de nosotros salimos de residenciales públicos, somos parte de familias de escasos recursos y el deporte nos ayudó a salir de las calles”, compartió Western.

“Es bueno que (los confinados) disfruten un poco de este deporte”, agregó el exjugador de los Vaqueros.

El Departamento de Rehabilitación y de Corrección, bajo el mandato de Erik Rolón Suárez, desea expandir el programa a otras cárceles. De hecho, partidos similares han sido programados en Ponce y Aguadilla. En el futuro, está en agenda Arecibo.

“Los confinados también son personas. Tienen unos talentos y nuestra misión es identificarlos para que les puedan sacar provecho”, sostuvo Rolón Suárez.

“Es importante que tengan estos espacios y de nuestra parte darle continuidad a este tipo de iniciativa porque eso facilita el proceso de rehabilitación”, continuó el titular del departamento.

Ponce fue el árbitro

Héctor Ponce Ayala, un exárbitro del BSN que cumple una sentencia por el asesinato de su expareja consensual el 25 de agosto de 2009, estuvo a cargo de oficializar la acción durante los cuatro periodos de ocho minutos del encuentro.

“Este tipo de actividad me ofrece la oportunidad de momentáneamente poner en práctica mis conocimientos y experiencias. El baloncesto es una de las vías para que todos nosotros podamos seguir por el buen camino”, dijo Ponce Ayala, quien también laboró como oficial en eventos de organizados por FIBA América, así como en pasados Juegos Centroamericanos y Panamericanos.

En el 2010 se declaró culpable de asesinato atenuado, entre otros cargos, después de un acuerdo entre la fiscalía y la defensa.

Ponce Ayala dijo que su sentencia está pautada para culminar en el 2018 y no pierde la esperanza de, algún día, regresar al BSN para laborar nuevamente.

“Me gustaría tener la oportunidad de volver. Pero por el momento brindo mis recursos para el bien de los muchachos”, concluyó Ponce Ayala.

Fuente: Primera Hora / 29 de marzo de 2017
Editado.

Jugar por Puerto Rico le costó el puesto a José Berríos en Minnesota

El lanzador derecho fue enviado a las Menores, pero aseguró que no se arrepiente de haber lanzado en el Clásico Mundial de Béisbol

El hecho de haber representado a Puerto Rico en el Clásico Mundial de Béisbol le pasó factura a José Berríos en Minnesota.

Sin embargo, el lanzador derecho aseguró no arrepentirse de ello ni tampoco preocuparse por comenzar la temporada 2017 en las Menores.

Berríos perdió la oportunidad de ocupar un puesto en la rotación abridora, luego que los Mellizos lo enviaran a Rochester Red Wings, equipo filial en Triple A. Lo mismo le pasó al lanzador José De León, con los Rays de Tampa Bay.

“Jugar por Puerto Rico es un honor; me hace sentir muy orgulloso”, expresó Berríos el sábado en declaraciones al periódico St. Paul Pioneer Press. “Yo sé que este es mi equipo (Minnesota), que es mi trabajo. Este fue el equipo que me seleccionó. Con el que voy me voy a formar, pero tú no juegas por Puerto Rico todos los días o todos los años. No es así”.

El bayamonés de 22 años tuvo dos salidas en el Clásico – una de ellas como abridor frente a Italia – donde acumuló marca de 1-0 y efectividad de 8.10. En seis y dos tercios de entrada permitió tres hits, seis carreras limpias y dos jonrones. Además, otorgó dos bases por bolas y recetó 10 ponches.

Pero mientras vestía el uniforme patrio y lucía ante el mundo, los lanzadores Tyler Duffey y el dominicano Adalberto Mejía se quedaron con el puesto cinco y seis en la rotación. Antes del Clásico, el dirigente de Minnesota, Paul Molitor, avisó que al ver limitada sus opciones de evaluarlo le daría oportunidad a otros lanzadores.

“Entiendo que la decisión de jugar por Puerto Rico quizá afecte mi oportunidad de hacer este equipo, pero, al final del día, no cambiaría nada. Si lo tengo que hacer de nuevo, lo haría”, subrayó Berríos.

A finales de febrero y principios de marzo, Berríos tuvo dos apariciones sobre el montículo en los campos de entrenamiento primaveral de Minnesota acumulando efectividad de 2.25. En cuatro episodios completos apenas permitió una carrera y ponchó a seis bateadores.

Se espera que la estadía en Triple A sea corta, ya que el cotizado serpentinero no tiene nada que probar allí. En 30 aperturas durante las últimas tres temporadas, acumula récord de 16-8, 2.79 de efectividad y 211 ponches.

“Me siento más cómodo y tengo más confianza”, aseguró Berríos. “Creo que eso tuvo que ver con lo del año pasado. Esos innings que lancé en las Grandes Ligas me ayudaron mucho. Simplemente que tengo que seguir trabajando”.

Berríos debutó el pasado año en las Grandes Ligas donde cerró con marca de 3-7 y efectividad de 8.02.

El egresado de la Escuela Superior Juan XXIII, de Bayamón, tiene pautado lanzar el miércoles con Rochester en lo que será su regreso a la loma tras el Clásico, donde Puerto Rico revalidó la medalla de plata.

Fuente: El Vocero / 28 de marzo de 2017

Alcaldia - Municipio

Por dos semanas Puerto Rico ha vivido uno de los mejores momentos en la historia del deporte. Un país unido por los nuestros, la novena que nos representó en el Clásico Mundial de Béisbol 2017. Puerto Rico no logró el campeonato pero sus integrantes lograron una gesta imposible de olvidar.

Bayamón se llena de orgullo. 4 de los integrantes de este equipo son producto de la ciudad del chicharrón. “Para nosotros es un orgullo no solo porque tenemos el privilegio de ver a los nuestros lograr tanto. Ver las caras de nuestros chiquitos al llegar al parque nos llenaba de alegría y entusiasmo pues sabemos que ahora tienen una motivación adicional. Poder contarles historias de estos peloteros cuando jugaban en nuestros parques son cosas que los motiva pues ven en ellos un ejemplo a seguir.”, comentó Matilde Laureano, presidenta de la Boy’s Baseball de Santa Juanita.

Javier Báez, José Berrios, Rene Rivera y Joe Jiménez son todos atletas Vaqueros.

José Orlando Berrios y Joe Jiménez son producto de la Boy’s Baseball de Santa Juanita. “Jugaron con nosotros muchos años. Los vimos crecer tanto como personas como atletas. José Orlando también jugó para las Pequeñas Ligas. Es un trabajo duro el que hacemos todos los que trabajamos para el deporte. En ocasiones no lo entienden pero para poder levantar a nuestros niños hacemos muchos sacrificios. Lo más importante para nosotros es poder darle oportunidades a estos niños y jóvenes y que vean que el deporte es una herramienta positiva para su futuro”, añadió Laureano.

Joe Jiménez, viene de una familia de peloteros. Su papa, “Papo” Jiménez fue jugador Doble AA y dirigente. “Joe viene de una familia de peloteros. Muy dedicados. Recuerdo que para más o menos el año 1996 fue parte del equipo que ganó a nivel de Estados Unidos, la Boy’s Baseball en la categoría 7-8 años. Su padre fue clave en el desarrollo de sus hijos. Son una familia ejemplar.”, recordó Laureano.

Marisol Morales, quien fuera presidenta de las Pequeñas Ligas Rexville, enfatizó la importancia del papel que juega el desempeño del Team Rubio en este Clásico. “Creo que el trabajo que realizó este equipo avivo la llama del deporte que ciertamente estaba apagada. El entusiasmo no solo en los que practican el deporte, sino en las familias puertorriqueñas en general es maravilloso. La moda del Team Rubio nos unió mas como pueblo, motivo más a los jugadores y les dio la tarea de conocer más a estos jugadores que nos representaron.”, recalcó.

Ante la importancia que tiene el deporte en el desarrollo de los niños y las bases para un mejor futuro esta añadió, “tenemos que rescatar el deporte. Dejar la tecnología a un lado y darle a nuestros niños, bates, bolas, llevarlos al parque o a una cancha. Ver a nuestros atletas, en especial a esos que son de nuestra ciudad levantar el nombre de Puerto Rico, es un puente para los jóvenes. Les deja saber que hay futuro en el deporte. Que pueden conseguir becas universitarias, que pueden al igual que ellos llegar a las Grandes Ligas. Esto ha sido una gran oportunidad para volver a levantar el deporte del béisbol.”, puntualizó Morales.

Javier Báez, también creció en los parques de Bayamón. Desde pequeño se vio el desempeño y el respeto que tenía por el deporte. Incluso logró junto a su equipo Apaches en la categoría 11-12 el Campeonato Mundial a manos del dirigente y jugador profesional Tito Stuart. “Para mí ha sido algo muy especial. Vi crecer a Javier y se las necesidades que él tuvo, la pasión que sentía por el deporte. Su juego siempre ha sido el mismo y eso es algo que lo caracteriza. Es un honor poder verlo lograr sus sueños y más aún ver que pasan los años y el siente lo mismo por el deporte: pasión, respeto, dedicación, responsabilidad, amor.”, comentó Edwin Meléndez, ex pelotero bayamonés.

Este además quiso llevarle unas palabras a todos esos que hoy crecen en el deporte del bate y la bola. “Les diría a los niños que practiquen, que escuchen a sus padres, a sus mentores, entrenadores. Que tengan disciplina que los sueños se hacen realidad, pero sobre todo que siempre den gracias a Dios.”, finalizó Meléndez.

Editado

Fuente:  Recreación y Deportes Municipal