Historia: Recuerdos y Anécdotas en Vieja Barbería

Entrar a la pequeña Barbería de “Pretty”, como se le conoce fraternalmente a José Luis Morales, con acceso a la calle Barbosa en el histórico casco urbano de Bayamón, es remontarse al pasado, no solo por sus artículos antiguos, sino por este ser humano que prefiere gastar sus horas haciendo uno que otro recorte mientras cuenta sus historias.

“Pretty”, quien empezó a recortar con varios amigos y más tarde sacó la licencia de barbero, inició en estos oficios hace unos 30 años en la desaparecida Barbería que ubicó en una estructura que data de 1852, cerró tras casi 60 años. 

Precisamente, de esta barbería, relató Morales, a su dueño lo llamaban Perucho Dávila y que el negocio quedó en manos de su hermano Chucho Dávila, maestro, luego del fallecimiento de éste. “Pretty” fue parte de los cuatro barberos que laboraron en dicho negocio.

José Luis Morales (Pretty) con la recortadora de hacer "flat tops."

Por otra parte, “Pretty” dice que acude a su local casi a diario porque prefiere pasar allí el tiempo en lugar de quedarse “aburrido en su casa sin hacer nada”.

Hoy este personaje de barbería y, carpintero a la vez, se especializa en los recortes clásicos para caballeros. Dice que tiene su negocio como pasatiempo y, poco a poco, acumula la renta para pagar la mensualidad, ya que espera en un año dejarlo todo.

“Las barberías deben existir para los viejos, no solo salones de estilistas para los jóvenes. A las personas que son envejecientes son las que yo recorto. Se supone que por las expectativas de vida las personas vivieran más, por lo que se supone que haya más viejos que jóvenes”, añadió.

Adelantó que en su eventual retiro no dejara de mover las tijeras por lo que planifica recortar a domicilio, “porque a las personas de edad se les hace difícil ir a las barberías, hay que llevarlas”.

Aún conserva una antigua silla. Un reloj alemán es parte de su colección de antiguedades

Finalmente, este conserva como historia varios artículos, los cuales ha conservado con el paso de los años. Entre estos se encuentran: un viejo radio RCA, televisores, un termómetro de las pastillas Cortal, un reloj alemán de cuerda, bicicletas, una silla antigua de barbería, radio una reproductora “eigth track” de José Luis Moneró y Marco Antonio Muñiz, que todavía funcionan, son parte de las curiosidades exhibe la barbería de “Pretty”.

Además, en su colección de objetos tijeras y herramientas de trabajo como navajas que se amolaba en una piedra y luego la asentaba en la correa cuero y un peine al que le huían porque si estaba “boto” halaba el pelo y hasta lo arrancaba de raíz.

Toda una historia de pueblo que vale el esfuerzo preservar.

Editado.

Fuente: El Expresso / 2 al 8 de febrero de 2017.

Deja un comentario

14 + 17 =