Bayamón Pierde a un Gran Servidor

El pasado viernes 5 falleció un gran bayamonés, Rurico Pintado Cruz, quien se desempeñaba como vicealcalde del Municipio de Bayamón.

Perdemos a un excelente ser humano quien, junto al alcalde Ramón Luis Rivera, hijo, impartió no solamente dinamismo a esta gran ciudad sino sentido humano al quehacer gubernamental.

El alcalde, tuiteó que Pintado Cruz, era “honesto, comprometido y trabajador”, Añadió.  “Hoy me toca informar la triste noticia del fallecimiento de nuestro amigo y compañero vicealcalde, Rurico Pintado.  En 30 años en el servicio público no había conocido un funcionario más honesto, comprometido y trabajador como Rurico Pintado.  A su familia, llegue un fuerte abrazo”.

Fue una partida súbita e inesperada Gozaba de la edad perfecta para seguir brillando como servidor público y dirigir su hermosa familia. Rurico Pintado Cruz y el Alcalde habían formado un dúo de coordinación casi perfecta.  Pero la vida esconde, a veces ángulos que no podemos visualizar.  ¡Qué noticia tan desagradable la del viernes 5!

Siempre recordaremos a este caballeroso amigo Rurico nació el 26 de junio 1964, faltando poco días para cumplir 56 abriles.  Sus padres son Hernán Pintado y Carmen Cruz.  Sus hermanos Mayra, Nelson y Arnaldo.  Todos componen una familia muy unida de elevados principios morales.

Estudió su escuela superior en Hight School de la UPR (UHS, siglas en inglés) y se obtuvo su Bachillerato en Contabilidad y Ciencias de Computadoras en la Universidad de Puerto Rico.

Antes de unirse a la Administración Municipal de Bayamón, trabajó para el Centro de Recaudación de Ingresos Municipales (CRIM), donde dejó un expediente de gran calidad.

El 28 de mayo de 1988 contrajo matrimonio con Jovita Piñero y procrearon dos hijos Andrea y Rurico Hernán.  De su abuela aprendió a ayudar al prójimo, a ser humilde y dar gracias siempre, cualidades que desplegó en toda su vida.

Rurico fue hombre de gran fe y sentido religiosos. Con su esposa Jovita ayudaban a los jóvenes de la Iglesia Santísima Trinidad, donde sus hijos participaban con otros jóvenes.  Allí regularmente los jóvenes lo llamaban “Tío”.

Su hija Andrea recuerda “Papi, siendo un hombre tan ocupado, llegaba a casa cansado y se sentaba a estudiar con nosotros, conversábamos, luego veíamos películas, no teníamos hora de dormir.  Yo siempre le pedía a papi que me durmiera”.

Compañeros de labores lo elogiaron afirmando que un extraordinario compañero de trabajo, siempre presente, afable, laborioso y leal.  Tenía la virtud de saber escuchar y ejecutar sin protagonismos, porque Rurico conocía cuál era su rol, ni más ni menos.

El personal del periódico El Expresso extiende sus condolencias a su familia, a la Administración Municipal de Bayamón, particularmente al alcalde Ramón Luis Rivera, por la inesperada pérdida del señor Rurico Pintado Cruz.  Evocamos las palabras que el Señor Jesucristo dirigió a Marta, hermana de Lázaro, registradas en el Evangelio del apóstol Juan (Juan 11.25) “Yo soy la resurrección y la vida.  El que ejerce fe en mí aunque muera llegará a vivir. (Por Angel R. Fret)

Editado.

Fuente: El Expresso / 11 al 17 de junio de 2020

Deja un comentario

tres × cinco =