"Loly" Grande en su bodyboard

Loly Grande Quiere que se Impulse el Turismo Acuático

La bayamonesa Luz Marie «Loly» Grande, la principal «bodyboarder» de Puerto Rico y que compite en la octava temporada de la Asociación de Bodyboarding Profesional (APB), pidió al Gobierno de la isla que invierta con mayor eficacia en los deportes acuáticos para impulsar el turismo local.

«En Puerto Rico todavía no se ha promovido el deporte como debería ser. Se deben hacer campañas de promoción, pero no con modelos, sino con deportistas. Hay que resaltar y darle mayor importancia al ‘marketing'», sostuvo Grande.

«Acá tenemos olas de calibre mundial que no le tienen que envidiar a ninguna de las playas más famosas del mundo para practicar el surfing o el ‘bodyboarding'», enfatizó la deportista boricua de 30 años, quien compite estos días en Antofagasta (Chile), en la tercera parada de la APB.

Algunas de las playas más conocidas para practicar el surfing o el «bodyboarding» en Puerto Rico e incluso donde se celebran competiciones de calibre mundial, son Domes, en Rincón; Middles, en Isabela; Aviones, en Loíza; Inches, en Patillas; Golondrinas, en Manatí o Table Tops en Aguadilla.

Para «Loly» Grande, no obstante, su «cancha», o playa favorita para practicar se ubica en Arecibo, al norte de la isla, donde anhela algún día levantar una escuela de «bodyboarding» para así aumentar la calidad de «bobyboarders» en Puerto Rico.

«Nuestras canchas son gratis porque son en las playas», aseguró la una vez campeona del campeonato de Pipeline Master, el circuito de Estados Unidos, Latinoamérica y Puerto Rico.

«Loly» es creadora de las Jornadas Eco-Deportivas, un evento que promueve la defensa del medio ambiente y, a su vez, contribuye al desarrollo personal de niños y jóvenes mediante actividades artísticas y deportivas, como la pintura, la defensa personal, el capoeira, «bodyboarding», la danza y el skateboarding.

«Para mí hacer este evento representa devolverle a la comunidad todo lo que me ha dado», afirmó.

«En Puerto Rico el ‘bodyboarding’ es un deporte joven. Lo costoso es llevarlo a lo internacional por los pasajes de avión, dietas y hospedaje», dijo Grande.

De acuerdo con Grande, la temperatura del agua en dicha playa chilena es bien fría, condición adversa a las playas puertorriqueñas, por lo que tiene que usar un ‘wetsuit’ (trajes de neopreno). Será al menos la tercera ocasión en la que compite en Chile.

Las primeras dos competencias del APB este año fueron en la playa Pipe en Hawai y luego en Itacoatiara en Niterói, Brasil.

En el año 2010 ocupó la cuarta posición, su mejor puesto en una temporada, aunque desde ese mismo año, la boricua ha estado entre las primeras diez del mundo.

Y para potenciar su nivel en la temporada de este año, Grande ha sido dirigida por el grancanario Ardiel Jiménez, campeón 2008 de la modalidad «drop knee» de la novena prueba del Campeonato del Mundo de Bodyboard.

«A esta edad pensaba retirarme, pero la edad no tiene nada que ver. Lo importante es la experiencia con el océano. No es un deporte que implica tanto impacto físico o explosividad, sino experiencia», aseguró la deportista boricua.

«Soy una mujer que no le tengo miedo a los retos. La vida es un constante reto. Hay que ser paciente, esperar la ola y la oportunidad», subrayó la protagonista del documental «Luz en Latinoamérica».

Este trabajo, además de exponer datos sobre los orígenes del «bodyboarding» en Puerto Rico y su desarrollo como deporte extremo, relata el ascenso de Grande, que emplea sus destrezas deportivas para mejorar la vida de niños en desventaja social y física en Puerto Rico y en varios países de América Latina.

Fuente: El Nuevo Día / 14 julio de 2017
Editado.

Deja un comentario

cinco × uno =