Boston Tiene Plena Confianza en Bayamonés Christian Vázquez

En sus años como ejecutivo de los Marlins de Florida y Tigres de Detroit, Dave Dombrowski recurrió al mercado de agentes libres para contratar receptores puertorriqueños de la talla de Benito Santiago e Iván Rodríguez.

Ahora, Dombrowski, presidente de operaciones de béisbol de los Medias Rojas de Boston, ha continuado de cierto modo con la “tradición” al otorgarle el pasado mes una extensión de tres años valorada en poco más de $13 millones al bayamonés Christián Vázquez.

“Consideramos que Christian es un gran jugador y ha hecho un gran trabajo para nosotros después que regresó de la lesión en el codo”, indicó Dombrowski a El Nuevo Día en la reciente visita de los Medias Rojas a Miami.

“Cada año él sigue mejorando y lo vemos como ese jugador que puede ser un receptor titular ya que es bueno defensivamente, tiene un gran brazo y es un buen jugador ofensivo. Nos gusta mucho y nos brinda estabilidad en esa posición tan importante para nosotros”, agregó.

Y se puede decir que la admiración de Dombrowski por Vázquez es recíproca ya que el receptor, que se encuentra en su undécimo año en la organización, considera que la extensión le brinda tranquilidad en cuanto a su futuro por los próximos años.

“Fue el equipo que hizo el ofrecimiento y no pudimos dejar pasar la oferta”, aseguró Vázquez. “Pudimos hacer algunos ajustes con los números y gracias a Dios llegamos a un acuerdo”.

“Estoy bien contento porque nos da paz y tranquilidad. Aquí me siento como en mi casa. Llevo 11 años en la organización y estoy, si no en la mejor, una de las mejores ciudades en las Grandes Ligas. Estoy agradecido de todo lo que me han dado”, agregó.

Según el acuerdo, Vázquez devengará $2.85 millones en 2019, $4.2 millones en 2020, $6.25 millones en 2021, y el club tendrá una opción de $7 millones en 2022 con una cláusula de compra de $250,000.

El receptor viene de su mejor campaña luego de batear .290 —segundo entre los Medias Rojas después de Dustin Pedroia— con cinco jonrones y 32 impulsadas en 345 turnos, mientras que defensivamente terminó con el tercer mejor porcentaje en fusilamientos (42%) en la Liga Americana al retirar a 21 de los 50 corredores que se fueron al robo.

“El año pasado me sentí superbién bateando y espero seguir mejorando. Ahora mismo la confianza está por las nubes y estoy saludable que es lo más importante. Cuando uno está saludable, el cielo es el límite”, explicó el bayamonés que promedia .258 con tres empujadas en 31 turnos esta temporada (sin contar la acción de anoche).

“No pienso en números, pero la meta es seguir ganando juegos y llevar al equipo a losplayoffs como hemos hecho en dos años corridos. Con este equipo espero que lleguemos más lejos ya que tenemos buena ofensiva y una rotación sólida. Los abridores se ven confiados y el bullpen hace su trabajo”, concluyó.

Editado.
Funte: El Nuevo Día – 12 de abril de 2018

Deja un comentario

veinte − cuatro =