El Boys & Girls Club ha Ayudado a Miles de Jóvenes Puertorriqueños

La organización celebra sus 50 años de servicio en la isla.

Gustavo Chico llegó al Boys and Girls Club con 13 años. Hoy, 17 años después, tiene un bachillerato en educación y es el director de Estrategias de la organización.

Rosalyn Hernández pisó por primera vez la casa club del residencial Las Margaritas con 16 años.  Hoy, la entidad se ha convertido en una aliada en el desarrollo académico y deportivo de su hijo, Kenneth.

Esmarlín de León  fue participante del club de Las Margaritas.  En estos momentos se encuentra en California realizando un internado en la NASA Ames Research Center como parte de sus estudios en ingeniería química en elRecinto Universitario de Mayagüez (RUM) la Universidad de Puerto Rico(UPR), recinto de Mayagüez.

Las historias de estos tres jóvenes son solo una  evidencia del legado que ha dejado la organización Boys and Girls Club que hoy celebró sus 50 años de presencia en la Isla.

Durante estas cinco décadas, Boys and Girls Club ha impactado sobre 60,000 niños a través de sus 13 centros. El 99% de sus participantes se han graduado de escuela superior y el 88% continúa estudios a nivel universitario.

Eduardo Carrera, principal director ejecutivo de Boys and Girls Club, explicó que, como parte del aniversario, lanzaron la campaña “El poder de nuestro legado” que tiene como protagonistas a 50 participantes y exparticipantes, sus familiares y empleados.

Esta nueva fase para la entidad, agregó,  incluye ampliar la visión de desarrollo empresarial que incorporaron hace poco más de dos años como parte de sus ofrecimientos.

“La promesa es que cuando entre un padre o madre por esa puerta, lo podamos mirar a los ojos y decirle: ‘si caminamos  juntos  en el desarrollo de su hijo,  le vamos a proveer las  herramientas para que ese niño pueda crear un empleo o adquirir un empleo que le permita salir de este ciclo generacional de pobreza’” , señaló Carrera.

La innovación en los ofrecimientos de la organización surge tras analizar las necesidades actuales de la población que atiende, de la cual el 90% vive bajo el nivel de pobreza. A estos se suma, que las estadísticas que apuntan a que el 46% de los adultos viven bajo el nivel de pobreza, reflejan el ciclo generacional en el que quedan atrapados muchos.

“En Puerto Rico viven dos Puerto Rico. Está el 56% de los niños que viven bajo nivel de pobreza y el 46% de adultos que vive bajo nivel pobreza. O sea, que si tú eres pobre como niño, lo más seguro te vas a aquedar pobre como adulto”, destacó.

“Las comunidades que nosotros servimos requieren más de nosotros, el país requiere más de nosotros y esa promesa nosotros la hemos enmendado y la estamos moviendo a desarrollo económico”, señaló Carrero.

La organización celebró su aniversario en la  casa club de Bayamón. Hasta allí llegaron parte de sus más grandes aliados y colaboradores que han hecho posible cumplir con su visión.

“Yo encontré, más allá de un edificio bonito, un lugar donde yo me sentía parte”, dijo Chico sobre lo que ha sido su relación con la organización.

Chico llegó a la casa club de Las Margaritas con 13 años y aunque con el pasar de los años tuvo sus traspiés, siempre mantuvo relación con los líderes de la entidad, quienes se mantuvieron apoyándolo en cada etapa de su vida. Fue gracias a ellos, dijo, que logró retomar y completar sus estudios en educación.

“Mi historia está atada a oportunidades eso es lo que resume mi relación con la organización hace más de 17 años”, dijo Chico.

Para Hernández, Boys and Girls Club representó esa oportunidad que estaba buscando en un momento difícil en su vida. Como madre ha sido el soporte que necesitaba para entender y suplir las necesidades de su hijo.

“De ser una joven sin ideas, sin visión, una joven con una depresión y dos intentos de suicidio, cambió mi vida, porque empezó a poner una mente positiva”, relató Hernández.

Su pequeño, Kenneth, se inició en la organización cuando cumplió los seis años. En su paso, dijo, se ha destacado en la disciplina del taekwondo.  “Mi nene tiene cinco medallas de oro, dos medallas de plata y  una medalla de bronce. Mi nene tuvo el privilegio de tener una tarjeta que decía: ‘atleta’,  y todo eso él lo obtuvo a través de Boys and Girls Club de Puerto Rico”, compartió la orgullosa madre.

“Yo creo en el apoderamiento, yo creo en que tenemos que pararnos firme y defender lo que creemos, así que ese va a ser mi  legado, que conozcan que sí se puede”, puntualizó.

La campaña “El poder de nuestro legado” se estará difundiendo a través de los medios de comunicación, incluyendo las plataformas digitales.

“Después de 50 años nos vamos a mover de una organización de prevención…a una promesa que lo que busca es maximizar las oportunidades y talentos de cada uno de nuestros niños y en eso, definitivamente, vamos a necesitar ayuda. “Pero la mayor de nuestras responsabilidades es darle voy a quien no tiene voz y en eso cada uno de los que estamos aquí podemos ser partícipes”, sostuvo Carrera.

Editado

Fuente: endi.com

 

Deja un comentario

dieciocho − 17 =