Iniciativa para Reforestar a Puerto Rico

Grupo de jóvenes desarrolla un proyecto para entregar árboles frutales y semillas alrededor de la isla y aportar a la seguridad alimentaria del país.

La destrucción física y ambiental ocasionada por los vientos y la lluvia del huracán María trajeron también un ejército de voluntarios que transitan las comunidades aportando a la recuperación del país.

Amira Odeh y Dariana Mattei son dos de esas jóvenes que sintieron la misma inquietud de aportar al país, pero desde un espacio donde -a su vez- pudieran poner en práctica su conocimiento y trabajar hacia la seguridad alimentaria y la reforestación.

“El huracán fue devastador, pero, para mí, ha sido una manera de crear conciencia y ayudar a las personas a crear conciencia y a que entiendan un poquito nuestra realidad isleña. No podemos estar dependiendo de todas las importaciones porque, en un evento como María, hubo una interrupción de suministros”, señaló Mattei.

El panorama del país las hizo emprender una iniciativa para entregar semillas y árboles frutales para reforestar.

“En Puerto Rico conocíamos ya la vulnerabilidad que teníamos al depender tanto de las importaciones de alimentos, pero no es lo mismo saber el potencial del problema que tener que vivir la inseguridad de saber si íbamos a poder comer o no”, señaló Odeh, directora del capítulo local de la organización ambiental Caribbean Youth Environment Network (CYEN).

La primera entrega de semillas ocurrió a poco más de dos meses del huracán. Mattei, quien posee un bachillerato en geografía y una maestría en leyes agrícolas, se encontraba fuera del país cuando el huracán azotó Puerto Rico, así que, a su regreso, trajo consigo lo que fue el primer cargamento de semillas para entregar.

“Vamos por las comunidades más afectadas entregando arbolitos frutales para hacer nuestra parte por la seguridad alimentaria en un futuro”, expresó Odeh, quien tiene un bachillerato en geografía y una maestría en recursos del agua.

Al momento de la entrevista, ya habían visitado -junto a otras personas que se han unido a su iniciativa- la comunidad Guaraguao de Bayamón, donde entregaron árboles de limón y guanábana. También llevaron filtros de agua y lámparas solares.

“Allí pudimos ayudar a 37 familias”, relató Odeh.

Igualmente, visitaron el recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico (UPR), donde repartieron solamente semillas. Confían en visitar el campus de Aguadilla de la universidad pública y también comunidades en Ponce y Humacao.

“Con los arbolitos estaban súper motivados. Yo no me esperaba eso. Nosotros fuimos con otras cosas también, como luces solares y filtros, para no llegar con un arbolito y ya, pero ellos estaban súper emocionados y casi no nos dejaban hablar”, dijo Odeh.

Dos vertientes

En el área de la agricultura, las pérdidas como consecuencia del ciclón no son solo las de las siembras, sino también las de la infraestructura. De esa realidad, surge una nueva vertiente a través de la cual quieren aportar para ayudar a estos trabajadores con brigadas de reconstrucción.

“Estamos buscando voluntarios que quieran hacer brigadas con agricultores a pequeñas escalas y estamos trabajando esa lista de gente que se quiera apuntar. Estamos tratando de hacer algo que ayuda a reforestar y a la seguridad alimentaria en un futuro”, señaló Mattei sobre el esfuerzo de reconstrucción que quisieran que alcance al menos 50 agricultores.

Ambas coincidieron en que, en medio de la tragedia, podía surgir la oportunidad perfecta para finalmente trabajar por desarrollar la agricultura y, por ende, encaminar al país hacia la seguridad alimentaria.

“Los supermercados no tenían frutas frescas y como que la gente necesita esa dieta balanceada, no solo cosas enlatadas, y yo creo que la gente está viendo esa necesidad”, señaló Mattei, de 25 años.

“Ya no tienen la chinita que pueden coger del patio y yo espero que eso cree la conciencia de que necesitamos cultivar más para nosotros mismos alimentarnos”, agregó Mattei.

Por ahora, el grupo busca más manos que se unan a la labor y a las brigadas que quieren llevar hasta agricultores locales de menor escala. Este pasado fin de semana visitaron una finca en Las Marías.

“Con los fondos que estamos recaudando, esperamos llegar al menos a 1,000 familias entre entrega de árboles y semillas, pero no es un límite. Si podemos llegar a más, no vamos a parar ahí”, sostuvo Odeh.

Editado

Fuente:  endi.com

Deja un comentario

17 − once =