Isán Díaz: “La meta es Grandes Ligas”

Isán Díaz: “La meta es Grandes Ligas”

El bayamonés, no descansa en su gestión de alcanzar el gran sueño de su carrera profesional, el llegar a las Mayores.

No hay mal que por bien no venga, dicen, y eso parece haberse confirmado con el canje que llevó al infielder boricua Isán Díaz, de los Cerveceros de Milwaukee a los Marlins de Florida, en la transacción que llevó al MVP de la Nacional, Christian Yelich, a Milwaukee.

En Miami, Díaz, de 22 años, es ahora considerado por algunos como el futuro del equipo en la segunda base gracias a su poder, y a los números que compiló en Doble A y Triple A desde que fue canjeado, los que incluyeron 100 hits, incluyendo 23 dobles, cinco triples y 13 jonrones, 56 remolcadas y 14 bases robadas; en el 2016 en Clase A disparó 20 jonrones.

Pero eso, y su inclusión en el roster de 40 de los Marlins, no impidió que viniera a la Isla a seguir puliéndose con los Gigantes de Carolina luego de 119 juegos de liga menor.

“Lo hago por la experiencia”, comentó Díaz. “Quiero seguir aprendiendo hay mucha gente aquí que sabe mucho. (Alex) Cintrón, Anthony García, Motorita (Jesús Feliciano), Ricky Bones… toda esa gente me ayudó. He mejorado desde que llegué y para eso estamos”.

Antes de inactivarse del torneo y abandonar a los Gigantes debido a un asunto familiar, él bateó para .272 con seis dobles, un triple y un cuadrangular, así como 13 remolcadas, para ayudar a los Gigantes a clasificarse segundos para la postemporada.

Díaz, natural de Bayamón y drafteado en la segunda ronda del sorteo del 2014, empezó con los Diamondbacks de Arizona antes de ser canjeado en el 2016, a los Cerveceros. Puede jugar campocorto y segunda, y al entrar al 2018 MLB.com lo clasificó como el noveno mejor prospecto en la organización de los Marlins.

Con la experiencia ganada, y la confianza de que le ha dado la administración de los Marlins, en medio de una enorme renovación en la que han canjeado a todos sus veteranos y se espera le den juego a sus nuevos pinos, Díaz va a los entrenamientos primaverales con un nuevo enfoque.

“Se siente muy bien. No he llegado a Grandes Ligas, pero (estar en el roster de 40) es un honor. Esa oportunidad no se la dan a todo el mundo”, dijo. “Pero ahora hay que seguir echando para adelante y no quedarse ahí. Hay que seguir buscando más. Ahora la meta es Grandes Ligas”.

Editado.
Fuente: primerahora.com / 6 de enero de 2019