José Berríos sobre su designación para el juego inaugural: “Para mí es un gran un logro”

José Berríos Sobre su Designación para el Juego Inaugural: “Para mí es un Gran un Logro”

Por segunda temporada al hilo, pero bajo circunstancias totalmente distintas, el lanzador Bayamonés José Orlando Berríos tendrá hoy la encomienda de abrir el juego inaugural de los Twins de Minnesota.

La campaña 2020 se puso en marcha oficialmente anoche con solo dos partidos, tras un atraso de cuatro meses debido a la pandemia del coronavirus.

El derecho bayamonés, que viene de registrar en 2019 su mejor año en lo que respecta a efectividad, tuvo marca de 14-8 con 3.68 de ERA y 195 ponchados. De paso, la temporada pasada Berríos igualó su marca personal de victorias que databa de 2017, cuando tuvo el mismo récord.

Esta noche, finalmente tendrá la oportunidad de hacer lo que le apasiona, y de nuevo es utilizado por el dirigente de los Twins, Rocco Baldelli, como la carta de presentación para el inicio de la temporada.

“Para mí es un gran logro. Gracias a Dios tengo la oportunidad nuevamente de ser el abridor del juego inaugural para nuestro equipo de los Twins. Lo mismo hice en 2019”, dijo Berríos en entrevista con El Nuevo Día, desde la habitación de su hotel en Chicago.

En efecto, el año pasado Berríos abrió la campaña enfrentando a Corey Kluber y a los Indians de Cleveland, donde milita el también boricua Francisco Lindor. El bayamonés salió por la puerta ancha jugando como local en el Target Field de Minnesota, al tirar 7.2 innings en blanco, permitiendo solo dos hits y una base por bolas, al tiempo que ponchó a 10. Minnesota ganó 2-0.

“Va a ser algo muy especial ya que con todo lo que ha sucedido a través de la pandemia, se pudieron hacer los mejores movimientos y obviamente lo más saludable para cada uno de nosotros y todas las personas que tienen que ver con el béisbol”, agregó.

Berríos subirá esta vez a la lomita como visitante en el Guaranteed Rate Field de los White Sox, que el año pasado jugaron para 72-89 y llegaron terceros en la División Central de la Liga Americana, a 28.5 y medio de los Twins, quienes se llevaron el título divisional al concluir galopando con registro de 101-61, el tercero mejor de todas las Mayores.

“Es un privilegio ser el lanzador número uno, sabiendo que nuestro equipo está bien confeccionado. Porque no es que los Twins cuenten solo con José Berríos”

En realidad estoy muy agradecido, pero todo ha sido cuestión de trabajo, del desempeño que uno haga en el terreno de juego”, señaló Berríos. “De eso me he encargado siempre, para estar al 100 por ciento. Es un privilegio ser el lanzador número uno, sabiendo que nuestro equipo está bien confeccionado. Porque no es que los Twins cuenten solo con José Berríos”.

Aseguró sentirse listo a pesar de la larga espera por jugar, gracias al entrenamiento que hizo en Puerto Rico junto a su amigo y concuñado, Javier Báez, campocorto y segunda base de los Cubs de Chicago. Ambos viajaron a la isla cuando el entrenamiento primaveral se interrumpió por el virus.

Clave el Entrenamiento en la Isla

En el spring training ya había lanzado creo que mi cuarta apertura (al momento de la pandemia). Así que ya mi ritmo y preparación estaban listos para comenzar la temporada. Y cuando nos enviaron para las casas, yo dije: ‘No puedo bajar de un 80 o 90 por ciento (de condición) a un 30 o 40. Me tengo que mantener por lo menos en un 60 o 70’. Y eso era lo más difícil al principio”, comentó Berríos, quien participará en su quinta temporada en las Mayores.

“Me mantuve en el plan. Los martes tiraba bullpen y los viernes veía (enfrentaba) bateadores. Y esos días que veía bateadores, lanzaba juegos simulados de cuatro o cinco entradas para mantenerme en ese nivel”, detalló sobre la rutina que —aparte de las visitas al gimnasio— mantuvo hasta el momento de regresar a Estados Unidos.

Pero Berríos hizo mucho más que entrenar mientras estuvo en Puerto Rico. Aparte de aprovechar para estar más tiempo junto a su familia y sus hijos, también se involucró en obras benéficas como la entrega de alimentos a familias necesitadas en Toa Baja, junto a su compañero Báez.

Berríos, por otro lado, dijo que ni a él ni a sus compañeros de los Twins les preocupan algunas de las restricciones como parte del protocolo contra el COVID-19, que entre otras cosas prohíbe masticar tabaco y semillas.

Distanciamiento físico

“Lo que sí es que el cuidado y la interacción de ‘teammate’ a ‘teammate’, de saludarnos, abrazarnos y relajar, eso ya no se puede. O sea, podemos relajar, pero con distanciamiento. Nada de saludos. Es un poco difícil porque son tus compañeros, las personas que ves día tras día y que ya casi se convierten en familia”, dijo.

“Nos hemos mantenido con la máscara, hay antibacterial por todas las áreas del parque, y nos hemos mantenido haciendo las cosas correctas porque la realidad es que si alguno de nosotros faltara, no solo los jugadores, sino el staff, pues va a fallar la ecuación completa”, reconoció Berríos al agregar que tampoco puede salir del hotel en el tiempo libre. “Normalmente, en las ciudades que llegábamos, podíamos durante el tiempo libre caminar, ir a comer… Ahora no se puede. Nos han mantenido con los alimentos aquí dentro del hotel”.

Editado.

Fuente: El Nuevo Día / 23 de julio 2020

Deja un comentario