Monica y Espinal

Mónica Puig y Jaime Espinal Rieron y Lloraron

Los atletas olímpicos llevaron ayudas a los barrios Cañaboncito de Caguas y Dajao de Bayamón.

El barrio Dajaos de la zona montañosa de este municipio recibió ayer una buena dosis de sorpresas.

Igual la recibió Caguas.

Se trató de no solamente unos suministros de agua y alimentos, sino de las manos que se las entregaron.

Los medallistas olímpicos Mónica Puig y Jaime Espinal, así como el máximo jonronero boricua de todos los tiempos en las Grandes Ligas, Carlos Delgado, sorprendieron a los residentes de Dajaos con una entrega de suministros.

“Estamos muy agradecidos de todos lo que nos han brinbado. Han venido unas cuantas entidades. Los que vinieron hoy no se quedan atrás. Sorprendida de que viniera por ahí Mónica Puig, Espinal y Carlos. De verdad estoy muy agradecida y contenta”, dijo Minerva González.

El trío de atletas, junto al presentador Ramón ‘Gato’ Gómez, llegó a Dajaos con el equipo de la fundación #yonomequito que ha impacto a más de 5,000 familias alrededor de Puerto Rico.

Además de llegar a Caguas y Bayamón ayer, #yonomequito también ha visitado otros ocho pueblos para llevar casa a casa los suministros que recopilan usando celebridades como las de ayer en Bayamón.

Ayer, Puig pasó de sorprender a ser sorprendida por los residentes de Dajaos.

“Unos lloran, otros ríen, otros empiezan a compartir lo que pasaron y lo que les hace falta. Eso abre los ojos a uno para ver que hay muchas cosas graves en Puerto Rico”, dijo la tenista que atravesó en Dajaos por riachuelos que han sido habilitados para servir como duchas.

Naturalmente, Dajaos no tiene servicio eléctrico para los hogares. Mucho tendido eléctrico está aún en el piso. Este barrio queda a una media hora del centro urbano de Bayamón.

A 41 días del paso de María, Puig también camino cerca de carreteras colapsadas por los derrumbes. Tuvo que hasta bajarse del auto o motora que la transportaba porque la falta de acceso así lo requería.

 Espinal vio todo eso y quedó impactado al igual que Puig, además de satisfecho.

“Es bien fuerte. Hemos pasado por muchas situaciones. Hemos pasado por puentes rotos. Para mí es bien impresionante y es bien difícil”, dijo Espinal “Pero al mismo tiempo uno llega a la casa por la noche satisfecho por las cosas que hizo y de que el día valió la pena”.

 Mientras, Delgado tiene comparativas para hablar del daño que María provocó. Dijo que ha llevado suministros a Utuado, Adjuntas, Barranquitas, Comerío, y Naranjito, entre otros pueblos. Y de Dajaos se llevó lo positivo.

“Ver al País como lo destrozó María es triste, pero queremos ver el lado positivo y al menos se está poniendo verde (la naturaleza). Venir a esta comunidad y ver el apoyo de la gente y lo contento que están da aliento. Espero que sirva de bálsamo a esta y otras comunidades”.

Deja un comentario

5 × cinco =