Yadier Molina deposita su confianza en los lanzadores

Parte alta de la cuarta entrada. Seth Lugo está en la loma y el cuarto bate venezolano Carlos González se acerca a la caja de bateo.

Hay dos ‘outs’ y hombre en primera. Venezuela amenaza a Puerto Rico, que domina el marcador por 2-0 en el juego inicial de la primera ronda del Clásico Mundial de Béisbol en Jalisco, México.

Entonces, una imagen recorrió el mundo. Yadier Molina se levantó, caminó hacia Lugo y le susurró unas palabras al oído.

Acto seguido, el árbitro principal cantó el primer ‘strike’. Al segundo lanzamiento, González conectó una bola de ‘foul’ y cayó abajo en conteo de 0-2. Al tercero, una roleta fue a las manos del inicialista, T.J. Rivera, y fin de la amenaza venezolana.

De inmediato, las reacciones sobre la intervención del veterano receptor no se hicieron esperar por las redes sociales. Frases de elogio como “Háganle caso a Yadier Molina”, “Yadier the man” o en “Yadier confiamos” comenzaron a recorrer el ciberespacio.

Lo mismo ocurrió cuando Molina visitó varias veces en la loma al relevista Giovanni Soto, quien se vio en aprietos en el sexto episodio. Con las bases llenas, dos outs y González nuevamente en la caja de bateo, Soto propició un enorme ponche que llevó el nombre y apellido del capitán de la novena boricua.

Al igual que hizo en 2013, Molina volvió a demostrar su clase y la confianza plena que siempre ha tenido en sus lanzadores, para ser pieza clave en la clasificación de Puerto Rico a la segunda ronda que inicia hoy contra República Dominicana en el Petco Park, de San Diego.

“Tenemos una combinación de jóvenes y veteranos, y buenos brazos con talento. Yo lo que necesito es que pitcheen; que no lancen. Con eso te digo que no traten de tirar 100 millas (por hora), sino que me localicen. Si hacemos eso, vamos a estar bien”, expresó el ganador de ocho Guantes de Oro de forma consecutiva a EL VOCERO.

En la pasada edición, donde Puerto Rico logró el subcampeonato, el veterano receptor contó con un grupo de lanzadores que comenzaban a despuntar y nunca habían lanzado en las Grandes Ligas, con excepción de Nelson Figueroa.

Allí figuraban Giancarlo Alvarado, José Berríos, Hiram Burgos. Fernando Cabrera, Xavier Cedeño, José de la Torre, Randy Fontanez, Orlando Román, Juan Carlos ‘J.C.’ Romero, Andrés Santiago, Mario Santiago y Giovanni Soto.

De ese grupo, Berríos, Burgos, De la Torre, Román, Romero, Soto y los dos Santiago están activos en la novena.

Sin embargo, Molina, con su experiencia, condujo al equipo hasta la ronda final para lograr el subcampeonato. Ahora, quiere hacer lo mismo, pero con una rotación más sólida.

“Los pitchers que tenemos son buenos todos. De verdad que estamos confiados”, afirmó.

Fuente: El Vocero / 14 de marzo de 2017.

Deja un comentario

quince + 13 =