José L. Quirós Jorge

Dorado Health Adquiere Hospitales en Bayamón

Con una inversión inicial de $150 millones, el conglomerado puertorriqueño de servicios de salud Dorado Health adquirió el 31 de octubre los hospitales Hermanos Meléndez y Puerto Rico Children’s, ubicados en Bayamón.

“Vinimos para crecer. La meca de la salud va a volver a ser Bayamón”, sentenció José L. Quirós Jorge, presidente de Dorado Health y quien conversó con Negocios a horas de haber finiquitado la transacción.

Con esto, Dorado Health extiende su huella al área metropolitana, sumando dos hospitales y una propiedad con oficinas médicas a su red compuesta por el Manatí Medical Center y Mayagüez Medical Center.

El plan es que Hermanos Meléndez se convierta en Bayamón Medical Center, con una unidad cardiovascular completa, dotada con equipo de última generación para realizar diagnósticos e intervenciones, además de una sala para cirugía cardiotorácica. También contará con una sala de emergencias con médicos 24/7.

A su vez, el hospital pediátrico evolucionará para comenzar a atender partos y luego integrar servicios de salud para mujeres, con la meta de convertirse en el Puerto Rico Women’s and Children’s Hospital. Esto incluirá abrir un centro especializado en mamografías y otros estudios de detección temprana, siguiendo el modelo del Women’s Imaging Institute de Manatí, precisó Quirós.

Receta para replicar

“La visión mía y de la compañía es que la rueda ya está inventada”, expresó Quirós sobre la apuesta a replicar lo que les ha funcionado en Manatí y en Mayagüez.

La fórmula parte de identificar y enamorar a médicos que quieren volver a Puerto Rico, pero que requieren equipos de última generación que les permitan hacer su trabajo al estándar al que están acostumbrados en instituciones como Mass General o Jackson Memorial, mencionó.

“Estos médicos están ansiosos por ofrecer el servicio en Puerto Rico, en su patria, pero no existían las facilidades porque no había quien tuviera la visión y la inversión para hacerlo”, aseguró.

La receta la complementan con personal técnico y de enfermería suficiente, motivado y con preparación actualizada, así como los estándares de servicio y empatía al atender pacientes.

Retienen 900 empleos 

Como parte de la transacción, Quirós destacó que Dorado Health retendrá “todos los empleados, que son cerca de 900, porque la intención es aumentar las operaciones. Todo el mundo tiene talento. Hay que motivarlos”.

Dejó claro que “no nos agarramos de la ley nueva”, en referencia a la reforma laboral, sino que buscarán ir elevando los beneficios del personal a los niveles que tienen en sus otras instituciones, que cuentan con cerca de 2,500 empleados y 500 facultativos.

Sobre cómo se dará la transición, Quirós reconoció que los primeros 18 meses serán intensos porque combinarán aclimatar el personal y atemperar los servicios a los estándares de Dorado Health con lasobras necesarias para poner al día las instalaciones deterioradas.

Estimó que “en tres meses” ya el público sentirá y verá la diferencia, que debe hacerse más patente para el primer trimestre de 2019.

“La meta es invitar a la Comisión Conjunta a hacer una inspección dentro de un año”, afirmó. Esta entidad es la principal acreditadora de hospitales generales, pediátricos, siquiátricos y especializados en Estados Unidos. Los centros de Manatí y Mayagüez cuentan con el sello de calidad de esta organización, constató este medio. También lo tiene Puerto Rico Children’s Hospital, pero no así el Hermanos Meléndez.

En términos operacionales, las prioridades son volver a atender partos, dotar la sala de emergencia con médicos 24/7 y poner al día la sala de operaciones. Esas movidas deben estabilizar el flujo de pacientes a niveles que permitan moverse a otras metas, como acreditarse para ofrecer residencias en pediatría y posiblemente otras especialidades.

“El compromiso en Bayamón es con la Universidad Central de Caribe”, indicó sobre la meta de que las nuevas unidades también sean ‘teaching hospitals’. En Manatí, tienen la acreditación para ofrecer residencias en medicina de familia. Mientras, en Mayagüez ofrecen educación en esa especialidad y también en medicina interna.

“Invertimos sobre $1 millón en educar esos médicos”, informó.

Quirós adelantó que, al cabo de cinco años de ejecutar el plan de transformación y de aumentar la variedad de servicios “debemos haber invertido $50 millones adicionales”.

“Todo esto está calculado, con corazón, análisis y capital”, expresó.

Según relató el experimentado contador público, la negociación con los directivos de Hermanos Meléndez, encabezados por el doctor Richard Machado, ganó mayor tracción en febrero de 2018.

El reto del capital 

Quirós indicó que parte del capital provino de los propios facultativos del conglomerado, que apostaron a la expansión, y el resto se levantó entre inversionistas de Nueva York con experiencia en proyectos ambiciosos de la industria de salud y con interés de aprovechar que, bajo la más reciente reforma tributaria federal (Tax and Jobs Act of 2017), Bayamón está designado como “zona de oportunidad”.

Según el Servicio de Rentas Internas federal (IRS), las entidades que inviertan en estas zonas pueden acceder a ventajas contributivas, como diferir impuestos por varios años o tributar sobre ganancias de capital a tasas tan bajas como 10%. No es necesario residir ni operar en la zona de oportunidad para invertir en ella.

De la experiencia, Quirós concluyó que, mientras se habla mucho de turismo médico y de promover el desarrollo económico, la banca local se conduce con miedo y mantiene las puertas cerradas para la industria local.

“Tenemos que venir desde adentro y desarrollar. No esperar a que nadie de afuera nos venga a salvar”, finalizó.

Editado.
Fuente: El Nuevo Día – 3 de noviembre de 2018

Deja un comentario

diecinueve − 10 =