El Bayanonés Joe Jiménez Emocionado por su Selección

El relevista está súper emocionado por ir al Juego de Estrellas de las Grandes Ligas.

Quien no le conociera podría pensar que la principal meta en la mente del lanzador derecho Joe Jiménez es probarle al mundo que con él muchos se equivocaron.

Pero en realidad, sus aspiraciones de ser el mejor y de demostrar su madera en el béisbol de las Mayores es lo que le mueve. Por eso le emocionó tanto su selección al Juego de Estrellas de la semana que viene en representación de los Tigres de Detroit.

“Me sentí muy emocionado y hasta lloré cuando Al Ávila, nuestro gerente general, me lo dijo”, expresó el lanzador de 23 años a Primera Hora. “De verdad que no me lo esperaba porque pensaba que de nuestro equipo enviarían a Nicholas Castellanos”.

Aunque no fue drafteado en el sorteo del 2013, Jiménez firmó con Detroit como agente libre, trabajó duro en las menores y desde el 2017 es parte importante del cuerpo de pitcheo de los Tigres. Por eso la selección al Juego de Estrellas le sabe muy dulce al nativo de San Juan.

“Estoy súper emocionado de que seis peloteros del Team Rubio estaremos allí. No puedo esperar para compartir con ellos”, dijo Jiménez refiriéndose a sus compatriotas Javier Báez, Francisco Lindor, José Berríos, Edwin ‘Sugar’ Díaz y Yadier Molina, también seleccionados.

En cuanto a la selección de tres lanzadores, algo inédito para Puerto Rico, Jiménez dijo que “desde hace tiempo veía venir esto. Nosotros tres jugamos juntos en diferentes equipos subiendo. Estuvimos en el mismo Torneo de Excelencia en el 2012, en el Juego de Futuras Estrellas del 2015, en el Clásico Mundial del 2017 y ahora en el Juego de Estrellas”.

“Para mí es un honor ser parte de la historia que está sucediendo. Y tendremos un buen pitcheo para el próximo Clásico”, manifestó el derecho de 6’3” y 272 libras.

En cuanto a su actuación del 2018, la que le valió la selección al Clásico de Verano, Jiménez explicó que ha sido un largo proceso que comenzó desde la temporada muerta, en la que ante la imposibilidad de venir a la Isla tras el paso del huracán María, se dedicó a fortalecerse en el gimnasio con una entrega diferente.

Como resultado, hoy tiene balance de 4-1 con 2.85 de efectividad y 46 ponchetes en 41 entradas de labor, incluyendo tres salvamentos como setup man de Detroit.

“Hice mi parte al trabajar duro en el offseason y ellos hicieron la de ellos dándome la confianza que necesitaba”, relató. “Lo he podido lograr con la ayuda de nuestro pitching coach y del dirigente. He podido tener la confianza que tenía cuando lanzaba en liga menor, y eso es lo más importante para estar en la loma y pitchear”.

Incluso, hasta de sus compatriotas y amigos ha aprendido algo.

“Para mí, Sugar es un ejemplo a seguir. Y pienso que es el mejor relevo en las Grandes Ligas ahora mismo. Me la paso hablando con él y viendo videos de él para poder aprender algo cada día y tener éxito”, dijo Jiménez, quien dijo que, si se lo permiten podría llevar algún distintivo boricua en sus zapatos o en su guante, pero se reservó los detalles.

Editado.

Fuente: primerahora.com / 12 de julio de 2018

Deja un comentario

dieciseis − trece =