Socorro desde la Música a los Centros Sor Isolina

Para el director de los Cantores de Bayamón, José Raúl Marrero, “Puerto Rico es una fiesta” es mucho más que una producción musical: Es un vehículo para apoyar el trabajo que realizan organizaciones como los Centros Sor Isolina Ferré para ayudar a las poblaciones más vulnerables.

“Es un honor para mí crear un proyecto que tiene la misión hermosa de ayudar en lo que los Centros Sor Isolina Ferré están haciendo”, dijo Marrero en declaraciones escritas, al entregar un donativo de $4,530, en conjunto con la cadena de tiendas Me Salvé, producto de las ventas de “Puerto Rico es una fiesta 3” durante la pasada temporada navideña en esos establecimientos.

Los fondos se destinarán para apoyar los programas de educación, prevención y desarrollo humano, comunitario y económico de la organización sin fines de lucro. En el caso particular de los programas educativos y preventivos, se ha comprobado que éstos tienen una tasa de efectividad de 96% en la prevención de la criminalidad, la deserción escolar y el embarazo a destiempo.

Es el segundo año consecutivo que Marrero y Los Cantores de Bayamón destinan parte de los ingresos por la venta del DVD a los Centros Sor Isolina. Y ya están trabajando en la cuarta edición de “Puerto Rico es una fiesta” para hacer lo propio durante la Navidad 2019 y unirse así la celebración del 50 aniversario de los CSIF conmemoran durante todo este año.

Los Centros Sor Isolina Ferré son una institución sin fines de lucro que promueve el desarrollo integral del ser humano a plenitud con justicia, dignidad, respeto y amor. Con un modelo integral que cubre las necesidades del ser humano desde el punto de vista biológico, sicológico, social y espiritual, los CSIF han ofrecido por 50 años soluciones efectivas para enfrentar los principales problemas de Puerto Rico, como la deserción escolar, el embarazo entre adolescentes, la violencia, la desigualdad social, el desempleo y la crisis económica. La organización se vale de la educación, la prevención, la intercesión, la tecnología y la autogestión para brindar servicios directos anualmente a más de 23,891 personas de todas las edades: desde niños y adolescentes hasta adultos y personas de mayor edad. Los diferentes programas y servicios se ofrecen en 25 municipios, incluyendo la región de Ponce y diversos sectores de Guayama, San Juan y Canóvanas, así como otros pueblos de la Isla.

Fuente: primerahora.com / 10 de abril de 2019

Deja un comentario

cuatro × 5 =