Carlos Baerga Fue un Precursor de los Juegos Benéficos

El relevista deluxe de Seattle en las Grandes Ligas, Edwin Díaz, hizo en enero de este año un evento caritativo en el barrio Daguao en el pueblo de Naguabo, y logró que una estrella como es el segunda base dominicano Robinson Canó asistiera a la actividad.

Yadier Molina, el estelar receptor de San Luis, hizo el pasado 9 de diciembre, por medio de su Fundación 4, un evento caritativo en el Hiram Bithorn, en donde aglutinó a la crema del ‘Team Rubio’ de Puerto Rico, pasado subcampeón del Clásico Mundial de Béisbol.

Los organizadores estimaron en cerca de 20,000 los fanáticos que se dieron cita en el Bithorn, evento que dejó unos $200,000 para ayudar a los damnificados del país tras el embate de los huracanes Irma y María.

Los ‘celebrities games’, en donde participan famosos atletas junto a personalidades de la farándula o del periodismo televisivo y/o radial, con miras a recolectar dinero para ayudar a fundaciones y entidades caritativas, tuvieron en Puerto Rico a un gran precursor a mediados de los noventa.

Carlos Baerga es, sin duda, uno de los jugadores de béisbol más carismáticos que ha dado Puerto Rico.

Un extercera y exsegunda base en las Grandes Ligas, Baerga fue una verdadera estrella con los Indios de Cleveland en la Liga Americana desde su debut a los 21 años en 1990.

Tras la temporada de 1995, en la que defendió el segundo saco para los Indios y terminó con promedio de .314, 15 jonrones y 90 carreras impulsadas, Baerga presentó en Bayamón, en noviembre, el primero de varios Carlos Baerga Celebrities Game, un partido de sóftbol entre jugadores de Grandes Ligas, divididos en dos equipos, en los cuales jugaron varias personalidades del país.

Y el fanático boricua respondió al llamado caritativo de Baerga y su grupo de trabajo, asistiendo masivamente a los eventos.

Jugadores de la talla de Kenny Lofton, Sammy Sosa, Cecil Fielder, Rickey Henderson, Albert Belle, Carlos Delgado, Rubén Sierra, Bernie Williams, Roberto y Sandy Alomar, Edgar Martínez, Ozzie Guillén; los futbolistas de la NFL, Harry Carson y George Martin; así como los mascotas de los Filis de Filadelfia (Phillie Phanatic) y de los Marineros de Seattle (Mouse), entre otros, participaron en varias de las actividades de la Fundación Carlos Baerga, que incluía un Home Run Derby que enloquecía a la fanaticada.

Tomarse fotos y lograr autógrafos con los participantes era del agrado de la fanaticada.

El dinero que recaudaba el grupo de Baerga era utilizado para ayudar a niños y jóvenes maltrados y sin hogares en Puerto Rico.

Aun en uno de sus peores años en las Mayores, cuando fue cambiado por Cleveland a los Mets de Nueva York en 1996, y no pudo hacerse justicia con su bate, Baerga montó en San Juan su Carlos Baerga Celebrities Game.

En 1996, Baerga terminó bateando .254, con 12 jonrones y 66 empujadas.

“Celebrar la actividad en favor de los niños a través de mi Fundación, me recuerda que hay cosas peores que atravesar por un ‘slump’ en tu carrera”, dijo Baerga en una entrevista dada al New York Daily News en 1996.

La actividad del Juego de Celebridades de Carlos Baerga fue, en su momento, el evento deportivo más grande que se montaba en la isla con mirar a recolectar fondos para atender problemas sociales de los niños puertorriqueños.

Editado

Fuente:  endi.com

Deja un comentario

1 × 1 =