Cientos de personas se benefician de la equinoterapia en la Isla

Cientos de personas se benefician de la equinoterapia en la Isla

El proyecto de la Fundación Carrusel no tiene ánimo de lucro y favorece, especialmente, a menores con bajos recursos de escuelas públicas

La Fundación Carrusel se ha convertido en referencia en Puerto Rico para el tratamiento de dolencias por medio de la monta a caballo, terapia de la que se han beneficiado desde hace años cientos de personas en la Isla.

La directora ejecutiva de la Fundación Carrusel, Marta Jaraiz, señaló hoy a Efe que el proyecto nació en 2010, cuando dio impulso a esta iniciativa gracias a la experiencia que aunaba como trabajadora social y aficionada a la vez al mundo ecuestre.

La conocida por algunos como equinoterapia es un método utilizado para tratar dolencias desde hace muchos, aunque es a partir de la década de los sesenta del pasado siglo cuando toma auge apoyada en estudios que muestran que los movimientos del caballo y la respuesta del paciente contribuyen a aliviar distintas dolencias.

«Es un método que ayuda mucho», señaló Jaraiz, tras destacar que reciben esa terapia cerca de 60 personas semanalmente en unas instalaciones ecuestres del Parque Nacional Julio Enrique Monagas, localizado en Bayamón.

Jaraiz sostuvo que del proyecto se benefician adultos y niños con problemas físicos, psíquicos y sensoriales tales como autismo, síndrome de Down o deficiencia intelectual, entre otros.

«La gama de problemas que se puede tratar con esta terapia es amplia, ya que tiene beneficios para dolencias que van de la esclerosis múltiple a la parálisis de extremidades inferiores o en el caso de veteranos de guerra a pacientes con impedimentos de visión o amputaciones», indicó Jaraiz, de nacional española y que lleva más de una década residiendo en Puerto Rico.

La trabajadora social subrayó que el proyecto no tiene ánimo de lucro y beneficia, especialmente, a menores con bajos recursos de escuelas públicas de la isla caribeña.

«El movimiento y contacto con el caballo estimula el sistema neurológico», apunta Jaraiz, para quien en el caso de los niños esta terapia favorece su seguridad y autoestima, en los casos en los que se trata de dolencias no físicas.

Los beneficios que proporciona la terapia con monta equina incluyen el fortalecimiento de extremidades y tronco, la modificación de conducta y aumento de la concentración, además de contribuir a la mejora en el desempeño académico de los menores.

Otros beneficios se obtienen con este tratamiento son la coordinación motora y el equilibrio.

La lista de dolencias que pueden mejorarse con esta terapia incluye a las lesiones medulares, parkinson, distrofia muscular, fibromialgia, trastorno del desarrollo, esclerosis múltiple, autismo, traumatismos y problemas psicomotores, entre otros.

Está demostrado además que se dan avances en problemas asociados al sistema circulatorio y el respiratorio.

La Fundación Carrusel, recuerda Jaraiz, cobra a sus pacientes para mantener las operaciones de la entidad, lo que incluye el pago de las nóminas a sus diez empleados.

«Cobramos cantidades muy por debajo del coste real y en ocasiones no pagan nada los pacientes sin medios», señaló, razón por la que se buscan formas de financiación.

La Fundación Carrusel organiza por ese motivo el próximo viernes, en la Casa de España del Viejo San Juan de la capital puertorriqueña, «Vino, Paellas y Algo Más», acto benéfico gastronómico en el que se recaudarán fondos para apoyar a la institución.

Entre los improvisados cocineros para la ocasión habrá destacados representante de la colonia española en San Juan que elaborarán platos típicos del país ibérico como la tradicional paella valenciana.

La Fundación Carrusel ha contado durante todo estos años con la colaboración para su funcionamiento de entidades como la Casa de España, la compañía Telefónica o Caribe Hilton, entre otras.

Fuente: El Nuevo Día / 23 de febrero de 2017

Deja un comentario

2 × cinco =