Plaza del Sol Reabre sus Puertas con Público Variado

Cerca de las 9:00 a.m., unas 20 personas esperaban en la entrada número 1, justo a la derecha de Walmart, por la reapertura del centro comercial Plaza del Sol en Bayamón.

Había personas de todas las edades con sus mascarillas puestas, pero la mayoría eran adultos mayores que venían a pagar cuentas, cambiar sus teléfonos celulares o a manejar sus cuentas bancarias.

Sin embargo, muchos otros acudieron al centro comercial a comprar ropa, zapatos y hasta joyas.

A las 9:00 a.m., un oficial de seguridad comenzó a tomar temperatura en la entrada, y a señalar las flechas para el tránsito unidireccional dentro del centro comercial. Muchos consumidores se desinfectaban las manos y a los pocos minutos olvidaban que debían fluir en una sola dirección.

A solo diez minutos de su reapertura, la joyería Cuesta en el corazón de Plaza del Sol había completado su primera venta. Allí su asistente de gerente, Yamilka Deliz, comentó a El Nuevo Día sobre el proceso.

“Estaba bastante enajenado”, dijo Deliz sobre un cliente que no prestó atención a los señalamientos que hay en el piso, las puertas y colgando del techo de la joyería.

En cuanto a sus protocolos de limpieza, Deliz indicó que intentará que los clientes no se prueben las prendas, pero de ser necesario desinfectará todo antes y después de cada uso ya que reconoce que comprar joyería sin antes probársela es difícil.

Por su parte, Miguel Morales, vecino de Toa Baja, vino a Plaza del Sol a hacer sus pagos de teléfono y cable TV a Claro y Liberty, respectivamente.

En cuanto a los protocolos de seguridad e higiene del centro comercial, Morales comentó que han hecho un buen trabajo al tener oficiales en cada entrada y salida, además de desinfectante de manos por doquier.

Sin embargo, el adulto mayor mostró algo de reparo con los compradores que ignoraban las señales plasmadas en el piso.

“Hay un poco de descontrol en cuanto a eso. Ahora mismo hay gente pasando por aquí, cuando debería ser por el lado de allá”, explicó sobre el tráfico de consumidores que debe ir en una sola dirección.

Por parte de Plaza del Sol, su gerente general regional, Antonio Meléndez, indicó que ahora será más usual ver a empleados de mantenimiento limpiando las áreas de mayor riesgo de contagio dentro del centro comercial.

“Tenemos empleados afuera, desinfectando los puntos focales como los botones de los elevadores (del multipisos), los pasamanos. En el interior, hay personal exclusivo para los baños, los pasamanos de las escaleras eléctricas y fijas, todos los pasamanos y redondeles del centro comercial, los ‘handles’ de las puertas y rellenando las estaciones de desinfectante”, dijo el ejecutivo.

Dentro de las tiendas, los protocolos variaban. Algunas limitaban la entrada de clientes al número de empleados, mientras que otras lo fijaban a un número, como ocho en el caso de la tienda de ropa y calzado 5.7.9.

Los jóvenes también se dieron cita en la reapertura, pero acudieron más a las tiendas de calzado deportivo como Champs y Foot Locker.

Fuente: elnuevodia.com / 1 de junio de 2020

Deja un comentario

uno × tres =